Go Back
+ servings

Buñuelos de viento

Buñuelos de viento, crujientes y dulces frituras a base de harina de trigo, prepáralas con tu familia, y disfruta de este delicioso postre.
5 de 3 votos
Imprimir Pin
Plato: Panes y Dulces
Cocina: Mexicana
Tiempo de preparación: 5 minutos
Tiempo de cocción: 30 minutos
Tiempo total: 35 minutos
Raciones: 30

Ingredientes

  • 1 taza de harina para todo uso tamizada
  • 2 cucharaditas cafeteras de azúcar
  • 1 pizca de sal
  • 2 huevos grandes
  • 1 cucharadita cafetera de ralladura de limón *
  • 2 cucharadas de brandy o vino de Jerez opcional ver notas **
  • 1 taza de leche entera o descremada
  • tazas de aceite para freír.
  • Azúcar para espolvorear a la hora de servir.
  • Canela molida para cubrir opcional

Elaboración paso a paso

  • Bate los huevos, luego combínalos en un tazón mediano (con fondo plano) con la ralladura de limón, el brandy y la leche.
  • En otro bol, mezcla los ingredientes secos: harina, azúcar y sal.
  • Agrega poco a poco la mezcla de harina a la mezcla de huevo y leche, batiendo con un batidor de globo hasta obtener una masa muy uniforme y suave. La textura debe parecerse a la de un aderezo cremoso muy ligero.
  • Calienta el aceite en una sartén grande a fuego medio-bajo. La temperatura debe de estar cerca de los 185C grados. coloca una capa de toallas de papel en una bandeja para hornear o plato grande para absorber el exceso de aceite de los buñuelos de viento (rosetas) terminadas. También necesitarás otra plato plano, cubierto con una toalla de papel doblada, que usarás para absorber el aceite del molde de roseta hierro forjado. (Ver foto arriba)
  • Para hacer los buñuelos, coloca la roseta de hierro en el aceite caliente durante aproximadamente un minuto para que se caliente. Una vez que esté caliente, levántalo del aceite y sacuda el exceso de aceite, luego colócalo en el plato con las toallas o servilletas de papel para que absorber el aceite. No queremos que al molde le quede exceso de aceite, de lo contrario, la masa no se adherirá.
  • Después de secar el molde de hierro en las servilletas de papel, sumérgelo en la mezcla. No dejes que la mezcla llegue a el borde de la parte de arriba del molde; sumérgelo alrededor de las tres cuartas partes. Cuando lo vayas a sumergir en el aceite escucharás un sonido burbujeante cuando de la punta de molde comience a hundirse en la masa. Inmediatamente levanta la roseta de hierro del tazón de masa y sumérjala en el aceite caliente.
  • Cuando lo sumerjas en el aceite escucharás un sonido burbujeante en el momento que el molde comience a hundirse en el aceite. Trata de que este paso de transferir el molde, desde la mezcla a la sartén con aceite caliente, sea lo más rápido posible, ya que la masa aún cruda eventualmente se caerá del molde.
  • Coloca el molde de los buñuelos en el aceite caliente para freír la mezcla que se adhirió al mismo. Mantén el molde en el aceite durante aproximadamente un minuto. La masa empezará a ponerse más rígida a medida que se va cocinando, y eventualmente podrás levantar el molde y el buñuelo se desprenderá del molde y quedará en el aceite (si no se desprende fácilmente del molde, sepáralo con cuidado con la ayuda de un tenedor o un palillo).
  • Una vez que hayas quitado el molde del aceite, voltea el buñuelo para seguir cocinándolo por otro lado. Lo que se busca es que adquiera un color dorado ligero por todas partes. El tiempo es solo una guía, sabrás que ya está listo cuando ves que tiene un color dorado ligero por ambos lados.
  • El tiempo en que tarda en freírse cada buñuelo es aproximadamente 1-2 minutos por cada lado o hasta que estén doradas. Una vez estén listos retíralos, colócalos en una charola o plato grande cubierto una toallas de papel para que absorber el exceso de aceite. Ponlos con el lado hueco hacia abajo, para evitar que se escurra bien el aceite.
  • Repita el proceso de cocción con la masa restante. Mientras sofríes cada buñuelo, coloca el molde del buñuelo en el aceite caliente para que se mantenga caliente, de modo que esté listo para volver a sumergirlo en la mezcla de los buñuelos (¡no olvides secarlo antes de ponerlo en la mezcal!).
  • Mientras los buñuelos recién hechos reposan en la charola o plato, llene un plato pequeño con azúcar (si decides agregar canela molida, mezcla la canela con el azúcar,). Luego, uno a uno, sumerge los buñuelos en el azúcar para que la parte superior se cubra de azúcar (ya que los buñuelos aún estarán calientes, el calor ayudará a que el azúcar se adhiera a su superficie). Después de esto, tus Buñuelos de Viento ya están listos para comer. ¡Sírvelos en un plato grande y disfruta!

Notas

  • Puede utilizar 2 cucharaditas cafeteras de extracto de vainilla en lugar de ralladura de limón.
  • ** No necesariamente tienes que agregar las 2 cucharadas de brandy o jerez. Si eliges no agregarlo, agrega otras 2 cucharadas de leche en su lugar.
  • El mejor aceite para sofreír estos buñuelos de viento crujientes es el aceite vegetal. El tazón en el que prepares la mezcla de los buñuelos debe tener un fondo plano y ancho. Si tiene un fondo redondeado, puede dificultar cuando sumerjas el molde de los buñuelos y que no se adhiera la mezcla de manera uniforme.
  • No te preocupes si al principio no te salen perfectos, se trata de aprender la técnica, el tiempo y la temperatura. Puedes comer esos buñuelos que sale imperfectos mientras sigues cocinando el resto y dominas la técnica de hacerlos.